Curiosidades y rarezas de otras épocas: trenes atómicos y a reacción

El tren atómico

Este curioso anuncio (vía parislemon) afirma que “posiblemente las locomotoras lleven pronto su propio reactor nuclear” aunque también apunta algo más cercano a la realidad de hoy en día: “… o quizá utilicen electricidad generada en estaciones eléctricas nucleares” (cauta idea). Hablamos de la era atómica, nuclear, del infinito poder del átomo sobre todo lo demás: los maravillosos años 50.

nuclear-train

Aparte de esa idea básica, el anuncio incluye un poco de cháchara sobre lo importante que son los trenes en el país y por qué deben ser tratados con igualdad de oportunidades respecto a otros medios de transporte, algo que suena un poco trillado hoy en día teniendo en cuenta lo diferentes que son unos y otros respecto a temas de seguridad y eficiencia.

En fin, es un anuncio de la “Asociación de ferrocarriles”, tampoco se puede esperar otra cosa. Pero, ¿de dónde proviene ese “algún día, tal vez…”?

Esto me llevó a indigar un poco y caer en esta anotación sobre los días de las locomotoras atómicas en América, donde se detalla algo más sobre una locomotora llamada X-12 diseñada y patentada por un profesor de física a mediados de los 50, en el que, equipado con Uranio 235, un pequeño reactor generaría unos 7.000 caballos de potencia para mover las 5.000 toneladas de los vagones.

Por suerte o por desgracia (nunca se sabe) su fabricación duplicaba el costo de una locomotora diesel convencional, de modo que se desestimó la idea. Quizá el anuncio planeaba “allanarle el camino”.

Pero en aquella época dorada también se probaban otro tipo de proyectos osados… ¡Qué tiempos!

Trenes con motores a reacción

A finales de la década de los años 60 del siglo pasado se hicieron pruebas que consistían en acoplar motores a reacción a máquinas de tren convencionales aunque adaptabas para tales experimentos. Era una época en la que casi todo era susceptible de ser propulsado a reacción (también barcos). Entonces el transporte por tren andaba de capa caída debido a la generalización de las autopistas y del transporte aéreo y el consorcio de trenes de Nueva York quiso relanzar el que hasta entonces había sido el medio de transporte preferido para largas distancias.

Uno de los prototipos de estos peculiares trenes de alta velocidad, el M-497, se construyó utilizando una máquina de propulsión diésel convencional. Se le añadieron dos motores a reacción General Electric J-47-19, que eran los mismos que se utilizaban para impulsar el bombardero Convair B-36. El diseño de las estructura que soportaba los motores contemplaba la posibilidad de colocarlos tanto en la parte posterior de la máquina como en la parte delantera, que es donde finalmente quedaron colocados dándole un peculiar aspecto al engendro al que los ingenieron llamaban “Black Beetle” (Escarabajo Negro).

tren-reaccion-m-497

Durante las pruebas de ensayo el tren M-497 “Black Beetle” batió el récord de velocidad sobre rieles en EE.UU. al alcanzar la nada despreciable velocidad de 295,88 Km/h.

Jet Train – Los motores a reacción se utilizaron también para otro proyecto de investigación: un soplador de nieve de alta potencia que se utilizaría para despejar las vías en invierno. Durante las primeras pruebas el soplador se mostró muy eficaz despejando la nieve de las vías así como los durmientes y las piedras de asentamiento. Pero después de algunos ajustes se consiguió hacer que el soplador fuera menos destructivo y entró en servicio de forma regular.

tren-reaccion-m-497-i

El proyecto de los trenes a reacción experimentales tocó a su fin unos meses después sin ningún resultado reseñable excepto el referente al récord de velocidad que en aquel país aún hoy se mantiene vigente. El costo total oficial de tales ensayos fue de unos 35.000 dólares, aunque se cree que la cifra real fue notablemente superior.

tren-reaccion-ruso

En 1970 también en la entonces Unión Soviética se llevaron a cabo experimentos de este tipo. Allí se colocaron dos motores a reacción de un avión de pasajeros Yak-40 en la parte posterior de una máquina convencional. De este prototipo apenas hay más información aunque resultó muy similar al M-497 y llegó a alcanzar los 249 Km/h (foto superior).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s