Faros inteligentes no deslumbran a los demás y destacan los obstáculos

Su sistema informático adapta el brillo a las condiciones de la carretera, ya esté muy transitada o mal señalizada.

El prototipo de faro programable CMU-Intel enganchado al capó de un vehículo. Una urna acrílica protege a los componentes de polvo, suciedad y humedad.
El prototipo de faro programable CMU-Intel enganchado al capó de un vehículo. Una urna acrílica protege a los componentes de polvo, suciedad y humedad.

Si odias que el conductor que viene de frente te ciegue con sus faros o que el camión que llevas detrás te deslumbre y no puedas mirar por el retrovisor, quizá haya una solución a la vuelta de la esquina. Unos faros programables que automáticamente ajustan miles de fuentes de luz diminutas controladas individualmente para impedir que otros conductores queden cegados y al tiempo siguen permitiendo ver las señales de tráfico o los obstáculos que tienes por delante.

Investigadores de la Universidad Carnegie Mellon (EEUU) e Intel han desarrollado el prototipo, que escanea la carretera que hay por delante usando una cámara de infrarrojos, y que puede localizar a otros conductores y deshabilitar selectivamente la luz que va dirigida hacia ellos a una velocidad de hasta 225 kilómetros por hora. Aunque reduce el deslumbramiento para los conductores que vienen de frente, no oscurece la carretera para quien conduce.

Además, estos faros podrían tener otras utilidades: destacar objetos difíciles de ver en la oscuridad; mostrar el carril cuando no está marcado o bien iluminado; proyectar información de navegación sobre la carretera delante del conductor; o incluso mitigar el deslumbramiento durante una nevada distribuyendo la luz entre los copos de nieve. Si se mejorase la conducción en condiciones de oscuridad o baja visibilidad, se podrían salvar a algunas de las 32.000 personas que mueren en accidentes de tráfico cada año en Estados Unidos.

Aunque en los últimos años fabricantes de coches como BMW, Audi, Mercedes y Volvo ya han introducido faros adaptativos, en general son más lentos y ofrecen un control mucho menos preciso que este prototipo. Los faros adaptativos que hay en el mercado iluminan las vueltas de la carretera o atenúan las luces si hay un peatón cruzando, pero no permiten mejorar la iluminación del carril.

Arriba se muestra el deslumbramiento que producen los faros altos; la función antideslumbramiento de los nuevos faros se ve abajo.
Arriba se muestra el deslumbramiento que producen los faros altos; la función antideslumbramiento de los nuevos faros se ve abajo.

El prototipo de la Universidad Carnegie Mellon e Intel incluye una cámara, un ordenador y un proyector digital. El ordenador procesa la información que recibe de la cámara de infrarrojos para identificar los objetos relevantes que se presentan en la carretera, por ejemplo otros coches, peatones o señales de tráfico. El proyector usa una fuente de luz de 4.700 lúmens (mucho más que un faro halógeno) con una serie de casi 800.000 microespejos que el ordenador puede controlar de forma individual.

La posibilidad de controlar la luz gracias a tantos microespejos da lugar a un sistema de alta resolución muy adaptable que además puede encender y apagar cada “píxel” en menos de un milisegundo (una mosca tarda casi el triple de tiempo en batir sus alas).

El profesor de Ingeniería Mecánica del Instituto de Tecnología de Massachusetts (EEUU) John Leonard, que no ha participado en la investigación, afirma que el faro programable de Carnegie Mellon podría mejorar los sistemas de visión de los automóviles. “Este es un gran ejemplo de lo que sucede si tomas ideas de la visión artificial las y aplicas a un problema del mundo real”, afirma. “Este es uno de los obstáculos conocidos a los que se enfrentan los vehículos autónomos, y podemos imaginar cómo explorando más estos conceptos podríamos tener mejores sensores para la seguridad activa avanzada y los sistemas de coches autónomos”.

El equipo de Carnegie Mellon, que acaba de presentar sus hallazgos en la Conferencia Europea de Visión Automática celebrada en Zúrich (Suiza) aún está modificando el prototipo, que debería estar terminado dentro de los próximos seis meses. A lo largo de los próximos dos años el equipo planea miniaturizar los componentes y hacer el sistema más rápido. El ingeniero jefe del proyecto, Robert Tamburo, afirma: “ahora mismo estamos explorando todas las opciones para llevar el diseño de nuestro faro al mercado”.

Fuente: MIT Technology Review

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s