Esto es lo que tendría que haber escrito…

Estuve pensando en este post por alrededor de un año, pero no lo escribí porque Twitter es mucho más simple que escribir, y estuve tentado a solo tuitear, así que en vez de no escribir nada, sólo voy a escribir sobre lo tendría que haber escrito si Twitter no hubiera destruido mi deseo de escribir, haciendo las cosas tan fáciles de compartir. Te voy a dar un minuto para dejar que esa última frase penetre. Además, no voy a volver a leer nada de esto, o corregirlo. Como siempre, es en crudo.

Twitter toma ideas complejas y las destruye forzando a mi cerebro a compactarlas en pequeños aforismos, bromas y quejas de 140 caracteres. Por cada gran tuit, podría haber habido cuatro párrafos interesantes, pero no existen, y nunca existirán, porque Twitter me quita el deseo de escribir al matar mis ideas. Una vez que tuiteo algo, dejo de pensar en ello; es como una liberación emocional de la carga de ideas. Si yo hubiera estrito este post, habría escrito sobre cómo Twitter hace eso.

Pero la mayoría de los tuits no son genialidades. La mayoría de las grandes ideas que se comprimen en pequeños fragmentos de 140 caracteres terminan por no ser tan graciosas, o complejas. Están atrofiadas, son versiones de mierda de algo real (un post bien escrito, por ejemplo), y sin embargo, por alguna razón, los considero aceptables. Porque, obviamente, una gran idea no puede ser comunicada a la perfección porque sólo tengo 140 caracteres para trabajar. Es como… imaginate a Picasso con un iPad. Claro, él dibujó un montón de mierdas, pero, en serio, quién quiere un Picasso digital que fue “pintado” en un poco pequeña pantalla? Imaginá todas las pinturas que no habría pintado porque estaba ocupado tocando una pequeña pieza de vidrio que interpretó sus toques y se “aproxima” a lo que pretendía poner en un lienzo mucho más grande.

Yo habría escrito sobre eso, probablemente, si hubiera escrito este post.

Pero acá está lo peor de Twitter, y lo que destruyó permanentemente mi mente: estoy caminando por la calle, y por cada puta cosa que pienso, reflexiono: “¿Cómo podría poner eso en un tweet que un montón de gente favotitee o retuitee?” Es una cagada, y me siento como un adicto a las drogas pesadas, con la urgencia constante, obsesiva, de adaptar cada puta a un tuit. Para compartirla. Con vos. Sin ningún tipo de filtro real, que es de lo que realmente se trata el proceso de escritura.

El proceso de escritura toma ideas en crudo, turbias y llenas de basura, y las convierte en bellos pensamientos limpios que otras personas puedan entender fácilmente. Si pasas bastante tiempo escribiendo algo, perfeccionándolo, filtrándolo, limpiándolo, no sólo producirás un gran escrito o pieza literaria, sino que también mejoras tu mente dándote la capacidad de pensar las cosas de forma más completa. Twitter me hace más idiota, porque no pienso las cosas más allá de 140 caracteres. Si hubiera escrito este post, tal vez habría escrito sobre eso.

Y sin embargo, no veo ninguna solución a este problema. Siempre voy a ser un esclavo de los 140 caracteres, esa cosa que se lleva instantáneamente ideas complejas fuera de mi cerebro, simplificándolas, y las envía a personas al azar a quien nunca he conocido, y quizás nunca lo haga.

No puedo esperar para comprar acciones de Twitter…

Esto es lo que tendría que haber escrito…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s