Archivo de la categoría: Clasicos

Descanse en paz, David Bowie, pionero de internet y visionario tecnológico

Ya sea como leyenda del rock, pionero del arte y la moda, y líder en la lucha contra las normas de género, David Bowie será recordado por muchas cosas. De entre todas ellas nosotros queremos destacar que además, el Duque Blanco fue un visionario tecnológico

En 1998, Bowie, que falleció el pasado domingo después de una batalla contra el cáncer, fundó su propio proveedor de servicios de internet, BowieNet. Nunca fue diseñado para competir con los gigantes ISP de la época como AOL y Prodigy Online. Hizo algo más impactante y mucho más profético en su lugar: adelantándose a los dinosaurios de internet como MySpace y Friendster, el portal de internet de Bowie también funcionó como una comunidad de aficionados, conectaba al artista con sus seguidores mediante la tecnología de una manera que no desentonaría nada ahora, en el año 2016.

Fue una evolución natural para un hombre que en 1996 (sí, 1996) lanzó a internet su nueva canción Telling Lies y amasó unas 300.000 descargas. ¿No estás impresionado? Entonces la gente pasaba una media de 30 minutos al mes conectada a internet (y descargar una sola canción podría requerir todo ese tiempo).

Internet 1.0 estaba despegando en la época en la que BowieNet empezó a operar, pero Bowie divisó el verdadero alcance de los cambios venideros. “Nos encontramos en la cúspide de algo emocionante y aterrador”, dijo en una entrevista en 2000. En 2002, parecía desconcertadamente cerca de predecir los servicios ubicuos de streaming de hoy cuando le dijo al New York Times: “La propia música se va a convertir en algo como el agua corriente o la electricidad”.

La proeza innovadora de Bowie no acabó con la predicción del impacto de internet sobre la industria musical. El hombre que inventó Ziggy Stardust también vendió Bowie bonds, una innovadora herramienta financiera que prometió a sus inversores una parte de sus futuros beneficios por derecho de autor. Y lanzó el banco en línea BowieBanc, que utilizó para emitir una tarjeta de crédito con su cara.

BowieNet dejó de operar en 2006, y no será recordado por la historia como uno de los mayores triunfos de internet. Pero mientras paramos a recordar al hombre famoso por su música, atractivo y contoneo, sus incursiones más allá del estrellato del rock subrayan cuán ancho realmente era su genio.

Fuentes: The Guardian, BBC

Anuncios

Clásicos de la música disco

Aunque hayan pasado los años, el tema Believe de Cher o Vogue de Madonna son canciones que suenan como el primer día y que consiguen hacer bailar a casi todo el mundo. Sin duda, las grandes joyas de la música disco nacieron a finales de los 70 y principios de los 80, aunque por norma general, todos los años oímos alguna canción que nos enamora y que pasa a engrosar nuestra lista de favoritos durante muchos años después.

La música de ABBA o de Alaska, por ejemplo, entre otros, se ha convertido en inmortal. ¿Cuántas veces la escuchamos en alguna discoteca o fiesta? Lo mismo ocurre con otras canciones más disco y por ello, a continuación te presentamos una selección de algunos de los temas imprescindibles:

Clásicos de la música disco:

  1. I Will Survive de Gloria Gaynor
  2. Heart of Glass de Blondie
  3. Disco Inferno de The Trammps
  4. Stayin’ Alive de Bee Gees
  5. You are The First, My Last, My Everything de Barry White
  6. Xanadu de Olivia Newton John
  7. It’s Raining Men de Weather Girls
  8. Daddy Cool de Boney M
  9. Ring My Bell  de Anita Ward
  10. Video Killed The Radio Star de Buggles

Aunque por el nombre no sepas cuáles son, seguro que las has escuchado y bailado en más de una ocasión (sin esfuerzo, me salió en verso). ¿Tienes alguna favorita dentro de esta lista? ¿Qué otras añadirías para tu top ten ideal?

Música Todopoderosa: Chic feat. Neil Rodgers – “I’ll be there”

CHIC

Hola a todos,

Normalmente esta es una sección donde escribimos sobre clásicos, grandes canciones e íconos de la música. Ayer casualmente (aunque nada es casual sino causal) encontré un tema nuevo (el disco fué lanzado mundialmente el 20/Mar/2015) y el 16 de abril fueron subidos a Youtube los videos, en diferentes versiones del corte de difusión, I’ll be there.

Ustedes se preguntarán “Chic? la banda de música disco que hacía “Le Freak” en los 70’s?” Si, los mismos.

Creo que escuchar este tema me produjo la misma sensación que cuando escuché los cortes de difusión de Random Access Memories de Daft Punk. Esa mezcla de música actual con la música de mi niñez… es fascinante.

Les dejo el video documental de Neil Rodgers en el que cuenta cómo encontró la forma de revivir algo que nunca terminó de desaparecer: la música Disco.

Y el video de Chic feat. Neil Rodgers – “I’ll be there”

Maybe I’m Amazed

La primera aparición de “Maybe I’m Amazed” fué en McCartney, que hizo Paul en solitario (Linda ayudó con las armonías) al tiempo que The Beatles se disolvian. McCartney dedicó la canción a “Linda  y a mí, con los Beatles desintegrándo. Tal vez estoy sorprendido por lo que está pasando, tal vez no.” El mayor éxito de la canción llegó en 1977, cuando la versión en vivo de Wings Over America llegó al Top 10.

En lo personal, es una de las pocas canciones que me gustan de McCartney, y el sólo hecho de escuchar un acorde, me saca una sonrisa, ya que instantáneamente pienso en Mara.

Aquí dejo una versión en vivo de Dave Grohl y Norah Jones.

Maybe I’m amazed at the way you love me all the time
Maybe I’m afraid of the way I love you
Maybe I’m amazed at the way you pulled me out of time
And hung me on a line
Maybe I’m amazed at the way I really need you

CHORUS:
Maybe I’m a man and maybe I’m a lonely man
Who’s in the middle of something
That he doesn’t really understand
Maybe I’m a man and maybe you’re the only woman
Who could ever help me
Baby won’t you help me understand

CHORUS

Maybe I’m amazed at the way you’re with me all the time
Maybe I’m afraid of the way I leave you
Maybe I’m amazed at the way you help me sing my song
You right me when I’m wrong
Maybe I’m amazed at the way I really need you

CHORUS

“Dark side of the Moon” de Pink Floyd

Mi primer post en el espacio de Mara, Música Todopoderosa, no podía ser acerca de otro disco que aquel que mi padre me presentara una tarde lluviosa cuando yo era muy chico, y quedara para siempre grabado en mi mente. Aún lo tengo en vinilo, la única forma de escuchar un gran disco.

Es probable que, como todo el mundo, hayas escuchado “Dark Side of the Moon” tantas veces que casi estás en condiciones de contar cada latido del corazón, cada pulsación del reloj, y cada una de las monedas de la caja registradora, de memoria. Pero qué sabés realmente acerca del disco, o de la banda?

Dark_Side_of_the_Moon

Eventos cósmicos ocurrieron entre junio de 1972 y enero de 1973 en los estudios Abbey Road de Londres, pertenecientes a EMI, los mismos en los que The Beatles intentaron construir cinco años antes lo que hoy se conoce (junto con el Pet Sound de The Beach Boys) como uno de los primeros intentos de realizar un álbum conceptual.

A pesar de sus alcances y de la inagotable influencia que representa, Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band (1967) no fue ese LP soñado que, lejos de presentar un puñado de canciones inconexas, ofrece un relato con principio, desarrollo y fin, con nudos que plantean problemas existenciales.

La gema llegó después, gracias a unos jóvenes que curiosamente trataron de husmear (y no pudieron, ante la negativa de McCartney) para ver cómo trabajaban los ídolos de Liverpool. Pink Floyd todavía vivía la época de despecho posterior a Syd Barrett, líder carismático, que llevaba el timón en sus primeros años. Pero el músico, consumido en sustancias alucinógenas, fue sustituido, primero momentáneamente para una gira y luego de manera definitiva, por David Gilmour.

Se cree que la idea del octavo disco surgió en casa del baterista Nick Mason. Se acordó escribir canciones sobre fuentes de estrés de la vida moderna. Roger Waters, bajista y letrista que había asumido el liderazgo, tomaba notas para crear los versos. Y Richard Wright captaba el concepto para dibujar capas sonoras que resultarían fundamentales en la obra.

The Dark Side of the Moon fue editado en Estados Unidos el 1° de marzo de 1973 y en Reino Unido un par de semanas después. No sólo convenció a la movida subterránea y a una creciente base de fans que seguía a la agrupación como un fenómeno de culto. El álbum, cuya carátula fue creada por el diseñador y amigo del grupo Storm Elvin Thogerson, se abrió paso en el mainstream. Con 50 millones de ejemplares, es uno de los discos más vendidos de todos los tiempos, un logro indiscutible para un trabajo artístico desconectado del pop y sus postulados.

Pink Floyd, circa 1973

Rock existencial

Las letras de Waters tocaron fibras delgadas a través de un recorrido de canciones enlazadas con inusual coherencia. Un corazón late apenas se abre el telón y vuelve a sentirse cuando se cierra. “Breathe” es la preparación; la calistenia sentimental para las reflexiones que están a punto de llegar en forma de música.

“Time” habla de la necesidad de dejar una huella personal y universal en el efímero paso por la vida. “Money” aborda las superficialidades y el vacío que se oculta detrás de la constante ambición por la fortuna material. “Brain Damage” toca las paranoias y enfermedades mentales (todavía está presente Barrett, como una influencia importante). “Us and Them” lamenta las diferencias entre los seres humanos, critica la violencia y el darwinismo social.

“On The Run” es una trepidante persecución que culmina en una colisión, en un estallido. “Any Color of Life” es el interludio de calma y relax, con interesantes contribuciones de Wright. “The Great Gig In The Sky” es una alegoría instrumental a la muerte en la que destacan los solos de la cantante Clare Torry, quien sorprendió a todos en el estudio con su entrega. Y “Eclipse” es el cierre glorioso. La voz de Gilmour predomina; también la presencia de su guitarra construida sobre patrones de blues. Waters sólo canta en los últimos dos temas.

Un viaje

The Dark Side of The Moon no es un disco para festejar ni para consumir en una experiencia grupal. El manual de uso, como los mismos creadores lo sugirieron en su momento, propone la inmersión a través de los audífonos.

“Creo que cuando estuvo listo, todos pensamos que era lo mejor que habíamos hecho hasta la fecha”, dice Nick Mason. “Todos estábamos complacidos porque era cinco veces mejor que Meddle (1971), ocho veces mejor que Atom Heart Mother (1970), y además se vendió. No sólo era un buen álbum, sino que se había creado en el lugar y momento adecuado”.

Se cree que las diferencias de Gilmour y Waters, quien dejó el grupo en 1985, comenzaron en aquellas sesiones. Pero la época dorada continuaría en Wish You Were Here (1975) y Animals (1977). Luego llegó The Wall (1979), que para fans y críticos lucha por el sitial de mejor disco de la banda. Pero siempre ha tenido que vérselas con aquel prisma que Pink Floyd le dio a la humanidad hace cuatro décadas.

La crítica

Pink Floyd logró capturar la atención de los críticos, cosa que había estado haciendo en sus trabajos anteriores. Pero esta vez convirtió un disco temático, de ideas profundas y soluciones musicales complejas en un éxito comercial. La revista Rolling Stone (y su staff de votantes) le dio, de acuerdo con su más reciente lista, la casilla 43° entre los 500 mejores álbumes de la historia. “Money” es un ejemplo de osadía y, al mismo tiempo, de cómo cautivar a grandes audiencias con ideas frescas. Los éxitos radiales generalmente se escriben con fórmulas más sencillas. Por ejemplo, el rock n’ roll trabaja sobre un compás de 4 por 4. Pero ellos escribieron una reflexión acerca del dinero y el vacío espiritual en 7 por 4, con una duración superior a los 6 minutos para los extensos solos de guitarra y saxo.

Neil Armstrong pasó a la historia al poner sus pies sobre la superficie lunar en 1969. Sin embargo, desde hace 40 años, millones de melómanos residen al otro lado de la Luna, en una pirámide que solo podía ser levantada por los arquitectos de Pink Floyd.

Tragate el cielo…

É só isso

No puedo creer que no haya puesto este tema antes. Es un pilar hermoso de la mezcla de dos idiomas.

Vanessa da Mata y Ben Harper hacen de este tema algo fantásticamente delicioso y que me viene perfecto en este momento de mi vida.

A veces cuando no salen las palabras, hay que dejar que la música hable.

Quien quiera oír, que oiga:

*

*

*

Plus de letra:

É só isso
Não tem mais jeito
Acabou, boa sorte

Não tenho o que dizer
São só palavras
E o que eu sinto
Não mudará

Tudo o que quer me dar
É demais
É pesado
Não há paz

Tudo o que quer de mim
Irreais
Expectativas
Desleais

That’s it
There is no way
It over, Good luck

I have nothing left to say
It’s only words
And what I feel
Won’t change

Tudo o que quer me dar / Everything you want to give me
É demais / It´s too much
É pesado/ It’s heavy
Não há paz / There is no peace

Tudo o que quer de mim / All you want from me
Irreais / Isn´t real
Expectativas / Expectations
Desleais

Mesmo, se segure
Quero que se cure
Dessa pessoa
Que o aconselha

Há um desencontro
Veja por esse ponto
Há tantas pessoas especiais

Now even if you hold yourself
I want you to get cured
From this person
Who poisoned you

There is a disconnection
See through this point of view
There are so many special people in the world
So many special people in the world
In the world
All you want
All you want

Tudo o que quer me dar / Everything you want to give me
É demais / It´s too much
É pesado / It’s heavy
Não há paz / There is no peace

Tudo o que quer de mim / All you want from me
Irreais/ Isn’t real
Expectativas / Expectations
Desleais

Now were Falling into the night
Um bom encontro é de dois