Archivo de la etiqueta: Burning Man

Burning Man

Burning Man es complicado de definir, así que es más fácil dejar que las fotos hablen por si solas. Se trata de un evento anual de casi una semana de duración que tiene lugar en medio del desierto de Black Rock, en Estados Unidos. Hace poco más de un mes terminó la edición 2016, que congregó a más de 70.000 almas que pagaron cerca de 200 dólares cada una.

77652scr_wm_d3662f1642807ab

Todo Burning Man se ubica en una especie de estacionamiento circular gigantesco, con carpas, casas rodantes y todo tipo de estructuras fijas y móviles.

En cualquier momento podría aterrizar un ovni y nadie se sorprendería.

Entre los asistentes hay una variada fauna de adultos de un amplio rango de edades. Los temas favoritos: artes plásticas, ingeniería, tecnología y música combinados a todas horas del día.

75873scr_wm_7c22ec9b982ad93

La experiencia también tiene un toque de aventura y supervivencia: la temperatura en el desierto es de 40 a 43 grados, la arena y el polvo se meten por todas partes y hay que beber constantemente: es fácil deshidratarse. Estando a 200 kilómetros de Reno (Nevada) es lo más parecido a estar en mitad de ninguna parte pero además rodeado de frikis en todas sus variantes, disfraces y caracterizaciones incluidas.

desert-cyrens

La primera vez que oí hablar de Burning Man fue en la revista Wired, allá por 1996. A los de la revista, Burning Man les parecía exageradamente futurista, entre distópico y utópico. Tal vez era, como lo calificó Bruce Sterling, lo más parecido a “Internet hecha carne y hueso”. Hace unas semanas, hablando con Dario Susnisky, salió el tema y recordé que debía hacer un post al respecto… y aquí está.

77153scr_wm_3a6216b850e1865

No parece exagerado decir que Burning Man es como una mezcla de Woodstock, Mad Max (hasta tiene un “ThunderDome” donde la gente lucha) y el mítico Art Futura, todo ello bien mezclado. Los montajes suele ser gigantescas esculturas, escenarios y grandes artefactos móviles que deambulan de un lugar para otro.

75089scr_wm_1302f2f50a89170

La tradición desde hace décadas exige además que allí “todo lo que se arma, se desarma”. Tras la semana del Burning Man, la playa (como denominan al lugar) queda tan limpia y desértica como estaba al principio.

Naturalmente, también hay un hombre ardiente.

77234scr_wm_39fe4c0186d2562

Una de las noches se le prende fuego (medio estilo Fallas Valencianas, medio a lo Guy Fawkes) al muñeco del hombre ardiente que se monta a tal efecto en medio del gigantesco festival, cual primitivo ritual.

Anuncios